El Clan Toreador

Desde el principio, los Toreador han sido siempre devotos de la belleza en todas sus manifestaciones. Ésta significa tanto par ellos, que le dedican la totalidad de sus sentidos Cainitas, sumergiéndose en la estética. Se consideran los conservadores y guardianes de los exquisito, los portadores de la llama de inspiración. De todos los clanes, el Toreador es el que más aprecia los logros de la raza humana.


A lo largo de su historia, se han asociado siempre con artistas y creadores mortales. Muchos antiguos recuerdan los esplendores de la Edad Dorada… pero también el Imperio Romano, cuando los Toreador se entregaron a la decadencia y el exceso. Muchos de los Artesanos cayeron en el saqueo de Roma, y ahora buscan la templanza, lo mejor para preservar aquello que aman.

Actualmente, los Toreador de Europa Occidental están estrechamente relacionado con la Iglesia y las obras de arte que ésta inspira. Supervisan con gran placer la construcción de catedrales, y muchos entran en una especia de éxtasis religioso cuando contemplan una artesanía o una belleza excepcionales. Disfrutan especialmente de las obras de arte que inspiran a quien las contempla.

Desgraciadamente, conservan su amor al lujo y al placer: resulta fácil para un Toreador sucumbir a las tentaciones sofisticadas. Su atracción por diversos vicios (aquéllos que aún pueden apetecerle a un no-muerto) es legendaria. Más de un Toreador descuidado ha sido llevado a la ruina de una u otra forma por su deseo de encontrar verdad y significado en lo bello. Por otra parte, su desdén por las causas y las políticas de los Cainitas no los ha hecho más populares entre los demás clanes, que suelen considerarlos apáticos e inútiles. Los artesanos lo saben, pero no les importa mucho la opinión de los demás. Tienen todas las pruebas que necesitan de que vale la pena seguir su visión.

Remoquete: Artesanos

Apariencia: Los Toreador suelen Abrazar a los muy hermosos para preserva su belleza por toda la eternidad. Son más numerosos en Francia y el sur de Europa, y suelen escoger a sus neonatos en estas zonas. Muy raramente se les ve sucios o desaliñados, ni siquiera a aquellos relacionados con el severo estilo de vida de los monasterios.

Refugio: Lo más típico es que vivan en las mejores zonas de las grandes ciudades o cerca de monasterios y similares: en cualquier lugar en el que se produzca artesanía refinada u obras de arte. Muy pocos viven como ermitaños.

Trasfondo: Los Toreador Abrazan sólo a aquellos que tienen mucho que ofrecer. Muchos miembros del clan fueron en vida artistas o maestros de gran habilidad. Son los vampiros que más probablemente Abrazarían a un mortal por impulso.

Creación del personaje: Muchos Toreador responden al concepto de religioso o artista. Sus Naturalezas son siempre apasionadas e inspiradas, mientras que las Conductas pueden ser de cualquier tipo. Normalmente, los Atributos Sociales son primarios, igual que las Técnicas. Sus Trasfondos suelen incluir Recursos, Rebaño y Criados. Los Toreador prefieren el Camino de la Humanidad a cualquier otro.

Disciplinas del Clan: Auspex, Celeridad, Presencia.

Debilidades: La sensibilidad de los Toreador a la belleza es también su punto flaco. Pueden quedar arrobados por la belleza de una persona o una cosa, contemplándola fascinados durante horas. Sólo pasando una tirada de Fuerza de Voluntad podrá deshacer el encantamiento rápidamente; de lo contrario, el Toreador puede pasar horas indefenso. Incluso pueden quedar cautivados por la belleza de un amanecer, y son los Cainitas que más fácilmente se enamoran de mortales.

Organización: Los Toreador mantiene contactos informales entre ellos, y de vez en cuando se reúnen para intercambiar noticias. No es frecuente que se unan como clan para alcanzar una meta común, prefiriendo sus objetivos individuales.

Cita: La eternidad se extiende ante nosotros, mientras los mortales disponen sólo del tiempo de un parpadeo. ¿Cómo podríamos ser tan egoístas como para malgastar nuestro tiempo luchando y expoliando? La salvación final de todos nosotros está en los secretos del genio creativo: no tienes más que buscarla.

Estereotipos

Assamitas: Son los defensores de una espléndida cultura con mucho que ofrecer. Es una de las tragedias de la vida que odien a los demás clanes con tal ferocidad.
Brujah: En su rabia, destruyen precisamente aquello que les convendría preservar. Si tan sólo supiesen como emplear su fuerza…
Capadocios: El pasado tiene mucho que ofrecer, pero ignorar el presente es una muerte del alma.
Gangrel: Hay muchas maravillas en los lugares salvajes, pero los Animales han sacrificado demasiado para poder contemplarlas.
Lasombra: ¿Cómo pueden ser tan cultivados y a la vez tan ignorantes? Perdieron sus almas junto con sus reflejos.
Malkavian: Me pregunto qué designio les dio tanta sabiduría a la vez que consumió sus mentes. Lloro por ellos, pues es todo lo que se puede hacer por los Malkavian.
Nosferatu: ¡Ah! Esas cosas reúnen toda la vileza del ser vampírico. Puede que vean muchas cosas, pero no soporto oír sus historias. Es pedirme demasiado.
Ravnos: Esos ladrones mentirosos roban sin conocer el valor de sus botines. Nada podrá nunca saciar su codicia, y así seguirán bailando los fatuos Ravnos, hasta que se devoren unos a otros por despecho.
Seguidores de Set: Esos basiliscos ofrecen regalos envenados con promesas dulces como la miel. Mantén siempre la guardia ante esas astutas serpientes.
Tremere: Buscaron la inmortalidad por las razones equivocadas, y ahora todos los Cainitas debemos soportar su presencia. Ay de Saulot y su progenie, pues eran seguramente el más iluminado de los demás clanes.
Tzimisce: No hay nada de lo que hacen los Tzimisce o sus elegidos que merezca sobrevivir hasta el próximo siglo. Con un poco de suerte, ellos y los Usurpadores se exterminarán unos a otros, y su ganado será libre para explorar lo que significa estar vivo.
Ventrue: La sangre real no implica nobleza, y eso es algo que los Ventrue deben comprender. Perdonadme si no les presto atención hasta que lo hayan logrado.
Baali: Seguro que se aborrecen a sí mismos, pues ¿por qué iba nadie más a seguir su camino? Tened cuidado con ellos, pues buscan compañía en su condena.