Linaje Feérico: Sidhe (1ª Parte)

Introducción del linaje feérico de los Sidhe.

Como nobles exiliados, los Sidhe recuerdan una época en la que gobernaban orgullosos en un sueño viviente. Conocidos y temidos como la Buena Gente, sus caprichosos encantaban y aterraban a los mortales durante milenios. Ahora este cuento se ha acabado. Las puertas de la Arcadia se han cerrado, la canción ha terminado, y su nuevo reino se enfría. Para los Sidhe, la edad de lo maravilloso ha muerto, y lamentan su pérdida.

Este lamento, no obstante, no ha acabado con sus vidas. Aunque temen a la muerte como pocos duendes podrán jamás hacerlo, se enfrentan a su destino con un porte majestuoso. Otros les consideran fríos y arrogantes, pero los Sidhe se niegan a tumbarse y morir. Para ellos, los sueños siguen vivos, y luchan por despertar al mundo de su sopor. La sola presencia de un Sidhe inspira una reverencia sobrenatural. La visión de un Sidhe en su auténtica forma captura los corazones de los mortales y la esencia del Ensueño. La pasión feérica corre profunda por sus venas – el amor o la venganza nunca se olvidan. Los ideales de los Sidhe son siempre los más fieros, y costosos. Tal pasión tiene un precio, no obstante.

Hasta los héroes Luminosos preferirían destruirse a sí mismos en un estallido de gloria que desvanecerse. Sus hermanos menos enérgicos pierden la esperanza y se vuelven autoindulgentes, dejando que sus feudos caigan en la desesperación tan fácilmente como ellos caen en la melancolía. Otros se convierten en tiranos Oscuros, gobernando mediante la crueldad y la intriga. Aunque exóticos en su belleza y perdidos en sus ideales, unos pocos se mueven entre los plebeyos. No importa el camino que elijan, los Sidhe están lejos de los humanos y siempre se elevan por encima de aquellos con los que se asocian.

La bendición y la maldición de los Sidhe es la de vivir más profundamente en el mundo del Ensueño de lo que la mayoría de los duendes podrá hacerlo jamás. Este estado de soñar despiertos da a la mayoría de los Sidhe una mirada perdida y un aire extraviado. Las canciones de los bardos dicen que los mayores Sidhe viven a la vez en el pasado, el presente y el futuro. Los Sidhe son también famosos por cambiar de una corte a otra sin avisar. Teniendo en cuenta sus caprichos, no es extraño que pocos duendes confíen en ellos.

La Banalidad es una maldición letal, y los Sidhe sufren más por su causa que ningún otro en la Estirpe. La muerte es un temor aún mayor, pues se cree que los Sidhe no renacen con los demás changelings. En estos tiempos oscuros, la mayoría no retorna de la muerte, y se especula que los pocos que lo hacen se reencarnan como plebeyos… para ellos, un destino aun pero que la muerte. Enfrentados a su nefasto destino, se sienten resentidos con los Sidhe de Arcadia que los exiliaron del paraíso. Los más optimistas de los Sidhe atados a la Tierra realizan en vano búsquedas de Arcadia o se lanzan a orgías de recolección de Glamour para sostenerse. La sola idea de desvanecerse es demasiado insoportable para ellos, y harán cualquier cosa para seguir vivos. Atormentados por sus sueños, los hermosos Sidhe son extraños en un mundo humano.

Mas Información -> http://www.oscurossecretos.com.ar/linaje-feerico-sidhe-2%c2%aa-parte/