Los Tlacique

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, en Mexico, se descubrieron vampiros que ya moraban allí desde tiempos ancestrales. Se encontraron Gangrel, y Nosferatu, pero en mayor número, y gobernando, a los Tlacique, un linaje que creía descender de Tezcalipoca, el dios jaguar, de los espejos, la noche, el humo y la magia negra.

Gobernaban sobre los nativos como no se había visto desde Cartago (aunque ellos llevaban haciéndolo desde antes). Los hechiceros Tlacique eran llamados Nahualli, y gobernaban en pequeños grupos llamados círculos. Los Nahualli celebraban sus ritos en lo alto de los zigurat, extrayendo el corazón de sus victimas y bebiendo su sangre. Eran considerados dioses y adorados como tales.

En un primer momento, los Tlacique mantuvieron buen entendimiento con los vástagos extranjeros, pero los Conquistadores aplastaron al pueblo Mexicano, y los Tlacique cometieron el error de creer que si los Conquistadores actuaban así, era por deseo de los vampiros extranjeros, sin entender que la marea humana marcaba su propia historia. Los vampiros extranjeros hablaban de una alianza de su estirpe, de nombre Camarilla, así que volcaron su enemistad sobre esa alianza de vampiros.

Los Tlacique no hubiesen podido enfrentarse a los extranjeros de la Camarilla solos, pero sellaron una alianza con una secta llamada Sabbat que decía ser rival de la Camarilla, y lograron rechazar a la Camarilla de Mexico.

La Mano Negra mostró interés por los rituales de los Nahualli, no por su contenido religioso, sino por su aspecto sádico y sanguinario. Cuando los Tlacique decidieron que el Sabbat era una amenaza mayor y rompieron su alianza, se desencadenó una lucha en la que el Sabbat se hizo con Mexico, mató a los Tlacique, diabolizó a sus antiguos, y les arrebató su tierra ancestral.

Los Tlaciques que sobrevivieron tuvieron que escapar y esconderse para sobrevivir. El sabbat y la camarilla dieron a este linaje por extinto, y con el paso del tiempo, pareció demostrarse que así había sido.

En la actualidad, existen unas decenas de Tlaciques en Centroamerica y Sudamerica, que están tendiendo lazos de comunicación, y buscando a sus antiguos aletargados desde los tiempos de la guerra con el Sabbat (cuando se fueron a dormir para escapar de la persecución).

El abrazo de los Tlacique tiene un componente nacionalista, ya que consideran que cualquier centroamericano o sudamericano puede recibir el abrazo siempre que sea útil, quizás debido a su necesidad de aliados para recuperar su tierra.

Han pasado desapercibidos estos siglos, hasta recientemente, cuando la Regente del Sabbat Melinda Galbraith es asesinada en su cámara en Mexico DF durante la Palla Grande y aparece un signo que puede ser relacionado con los Tlacique. Los que conocen este dato, empiezan a plantearse que no estén tan extintos como pensaban, pero no faltan quienes piensan que este signo ha sido colocado por terceros para desviar la autoría del asesinato.

Las disciplinas de la línea de sangre son ofuscación, presencia y protean (se convierten en jaguares, no en lobos). El defecto de su linaje consiste en que sufren dos niveles de salud extra por causa del sol, y restan uno a la reserva de dados cuando están expuestos a una luz brillante.

En principio, podríamos estar hablando de una línea de sangre del clan setita, aunque el hecho de que poseen como propia la disciplina del clan Gangrel, y conviviesen en Mexico con Gangrel (y Nosferatu) pero no con Setitas, abre puertas a que se trate de una línea de sangre Gangrel.

Mas Información -> http://www.oscurossecretos.com.ar/hechiceria-hahuallotl