El Clan Seguidores de Set – 20 Aniversario

Nos llamáis paganos, ladrones y serpientes. Sois incapaces de comprender que vuestro odio dice más de vosotros mismos que de nosotros.

 

Los Seguidores de Set son corruptos, hedonistas y venales. Son el mal encarnado y difunden las enfermedades, las he­rejías y el libertinaje. Se consagran a su dios y a sus pecaminosos placeres y deben ser extirpados en cuanto se les descubre. O al menos esto es lo que la mayoría de Clanes quieren que creamos. Como siempre, su interpretación de la verdad es como poco sesgada.

Set era uno de los principales dioses del panteón egipcio. Sien­do el dios del desierto y de las tormentas, era una divinidad severa para una tierra severa. Entonces llegaron los Ptolomeos y después los romanos, y modificaron los mitos en su beneficio. La influencia ptolemaica convirtió a Set en un dios de violencia y caos cuyo culto se fue olvidando progresivamente en favor de las fes abrahámicas. Y así fue como el resto del mundo pasó a recordar a Set como un dios malvado que debía ser abandonado.

Los Seguidores de Set recuerdan la verdad. Set, y no Caín, fue el progenitor de todos los vampiros. El mito de Caín no es más que men­tiras y propaganda diseñadas para cristianizar a los vampiros. Aunque Set desapareciera del mundo es tarea de sus fieles seguidores difundir su palabra. Los Seguidores de Set buscan socavar el imperio del cris­tianismo y del Islam en Europa. No lo hacen por amor al caos, el cual es anate­ma para Set. En vez de eso, buscan tanto la restauración como la difusión por el mundo conocido del culto a su dios. Más que nadie, los Seguidores de Set saben que las religiones son entes vivos que nacen, florecen y mueren. Al esforzarse en eliminar la influencia del cristianismo y del Islam no hacen otra cosa que precipitar lo inevitable.

Sobrenombre: Serpientes, Seguidores de Set.

Apariencia: La mayoría de Seguidores de Set son de ori­gen egipcio o norteafricano. Los pocos europeos que Abrazan suelen ser pelirrojos, pues el pelo encarnado se ve como un signo del favor de Set. Los estilos de ropa varían según las necesidades. Cuando viajan por regiones menos tolerantes suelen vestirse como los co­merciantes del norte de África para evitar atraer atención indeseada. En la seguridad de sus templos, sin embargo, prefieren las túnicas de lino de los sacerdotes del Antiguo Egipto.

Refugio y presa: El odio de Horus, dios del Sol, y la necesidad de discreción llevan a muchos Setitas a buscar refugio bajo tierra. A menudo estable­cen centros de culto a Set en templos abandonados que hayan quedado sepultados tiempo atrás o en cuevas subterráneas. Sin embargo, esto no siempre resulta práctico. Muchos aceptan la necesidad de establecer refugios en los arrabales portuarios o de viajar con refugios móviles como parte de sus caravanas. Independientemente de dónde se en­cuentren, suelen alimentarse de la escoria social que difícilmente vaya a echarse de menos para no atraer sobre sí la atención de los poderosos.

Abrazo: Los Seguidores de Set suelen tomar a sus miembros de entre los cultos a Set que es­tablecen en secreto. Es mediante éstos que localizan mortales con la perspicacia y el caris­ma necesarios para sobrevivir y difundir el culto a su dios. A menudo los potenciales incorporaciones al Clan sirven como criados Ghoul a sus señores vampíricos. Los que muestran un verdadero potencial son seleccionados para el Abrazo, mientras que los más débiles permanecen como siervos de sus superio­res. El propio Abrazo es un ritual secreto que actúa también como iniciación en el sacerdocio de Set por derecho propio.

Pese a que muchos de sus fieles son de origen europeo la mayoría de nuevos Chiquillos son de ascendencia egipcia, nubia o árabe, pues muchos Antiguos miran con desdén a los agresores coloniales que destruyeron su modo de vida. Sin embargo, a medida que los Seguidores de Set se expanden por Europa van incluyendo más europeos entre sus filas, sobre todo galos y francos, pues son los que tienen más probabilidades de ser pelirrojos.

Disciplinas de Clan: Ofuscación, Presencia, Serpentis.

Debilidad: La enemistad entre Set y Horus, dios del Sol e hijo del odiado hermano de Set, Osiris, es eterna. Los Seguidores de Set portan la maldición de Horus de forma más grave que el resto de los vampiros y sufren el doble de daño agravado ante cualquier exposición a la luz solar.

Organización: Los enclaves Setitas siguen la estructura de los antiguos templos egipcios. Un profeta y un sumo sacerdote de Set dirigen cada templo, y bajo su responsabilidad hay un número variable de sacerdotes. Los mayores enclaves pueden disponer de numerosos cultistas mortales además de criados Ghoul, mientras que los más pequeños pueden contar sólo con un puñado de acólitos mortales.

Estereotipos
  • Assamitas: Los Hijos de Haqim son nuestros enemigos. Predican las palabras de un dios que ha suplantado las antiguas costumbres. Deben ser destruidos si el culto a Set ha de volver a florecer.
  • Lasombra: Pobres insensatos sin dios. Se destruyen a sí mismos desde el interior, incapaces de decidir a qué rostro del dios de Abraham seguir. Basta con darles un empujón ocasional y se destruirán a sí mismos.
  • Tzimisce: Quizás estén errados, pero su guerra con­tra los cruzados Ventrue es noble y deberíamos apoyarla siempre que no dañe la causa de Set.
  • Capadocios: Su perdurable interés por el pasado y por los muertos a veces los hace útiles. Sin embargo, carecen de pasión o fervor reales, lo que los hace inservibles como posibles acólitos de Set.
  • Tremere: Sus ansias de poder los convierten en he­rramientas apropiadas contra nuestros enemigos, aunque uno no debe nunca olvidar lo lejos que están dispuestos a llegar por ese poder.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.