Disciplinas Kuei-jin -Chi´iu Muh (Lagrimas de Dragón) –

Los ancestros Kuei-jin murmuran que una versión de este arte ha sido robada por los Kin-jin de Occidente. El primer discípulo de Xue, el bárbaro Zao-lat, aprendió los secretos del tercer ojo. Por desgracia, su comprensión era imperfecta y fue rápidamente corrompido por su P´o. Expulsado de la presencia de Xue, Zao-lat regresó a Occidente, donde disemino entre sus chiquillos su conocimiento malvado.

DISCIPLINAS DEL ALMA

Este grupo de poderes se centra en la comprensión y el control de los Kuei-jin sobre las almas Hun y P´o. Aquellos que dominan estas Disciplinas son criaturas realmente formidables, capaces de llevar a cabo proezas de voluntad inconcebibles o de dominar directamente el alma de otras criaturas.
Los vampiros que estudian las Disciplinas del Alma se toman muy enserio su vocación. Se requiere perfección en el pensamiento y en la ejecución, ya que la lasitud permite manifestarse al Demonio. Un fracaso en cualquier tirada para activar las Disciplinas del Alma fuerza a una comprobación inmediata de naturaleza sombra.

CHI´IU MUH
(LÁGRIMAS DE DRAGÓN)
Según los sabios, los dragones de las primeras Edades tenían perlas opalescentes en sus frentes. Estas piedras eran recipientes y conductos de vastos poderes celestiales. Hace mucho en tiempos más felices, los Kuei-jin desarrollaron esta Disciplina para emular a los dragones y rendirles homenaje.
Estos poderes reciben su nombre de la curiosa protuberancia que desarrollan los vampiros que la estudian. En los niveles uno y dos este órgano se asemeja a una gema circular. En nivel tres se convierte en un ojo, similar en forma y colora los dos originales. A medida que el estudiante aprende más, el ojo se desarrolla y crece, de modo que al llegar al quinto nivel de Chi´iu Muh se trata de un gran orbe brillante en el centro de la frente. El ojo siempre se abre al activar al Disciplina; formará parte permanente de la fisiología del vampiro, aunque se puede tirar Resistencia + Sigilo (dificultad 5) para “retraer” el ojo dentro del cráneo durante una escena.
Los practicantes de Chi´iu Muh son vistos con más desconfianza aún que los de Cultivación. Dependiendo del elemento del alma que esté controlando al Kuei-jin, Chi´iu Muh puede funcionar como Disciplina del Alma o un Arte Demoníaco. Cuando el Hun está al mando, la Disciplina permite restañar cuerpos y espíritus heridos. Cuando el P´o domina, puede utilizarse para robar almas y destrozar espíritus.
Los ancestros Kuei-jin murmuran que una versión de este arte ha sido robada por los Kin-jin de Occidente. El primer discípulo de Xue, el bárbaro Zao-lat, aprendió los secretos del tercer ojo. Por desgracia, su comprensión era imperfecta y fue rápidamente corrompido por su P´o. Expulsado de la presencia de Xue, Zao-lat regresó a Occidente, donde disemino entre sus chiquillos su conocimiento malvado.

I. RASA
El tercer ojo está en su fase de desarrollo más rudimentaria. El vampiro comenzara a experimentar visiones del Gran Ciclo, los mundos espirituales y su posible futuro. Estos destellos pueden ser proféticos e incluso precognitivos, permitiendo al Kuei-jin predecir acontecimientos inmediatos.
Los vampiros que emplean este poder tienen unas vidas oníricas muy ricas. Durante el sueño diario experimentan vívidas pesadillas del Yomi o detalladas visiones de los mundos espirituales. Estos sueños suelen ser pistas para la comprensión del Dharma o detalles sobre su propio destino. En la Quinta Edad las pesadillas son cada vez más oscuras, haciendo caer a muchas cortes Catayanas en un manto de angustia y pesar.
Sistema: no se necesita tirada alguna. El personaje experimenta sueños proféticos prácticamente todos los días y puede hacer tiradas de Inteligencia + Presagios para interpretarlos (la dificultad las decidirá el Narrador). Es muy posible que el Kuei-jin perciba que se halla en presencia de personas u objetos destinados a tener importantes papeles en el Gran Ciclo. Mientras le domina el P´o, el vampiro suele recibir pistas sobre cómo subyugar al Hun y mantener eternamente el control.

II. VISIÓN CHI
En este nivel, la visión del tercer ojo aumente enormemente los poderes normales de la Visión fantasmal, Visión Vital y Sentidos Agudizados. En esencia, todo el mundo invisible de los espíritus y el Chi queda abierto para el vampiro.
Sistema: este poder funciona de forma similar para los Kuei-jin dominados por el Hun y por el P´o. El vampiro gasta un punto de Chi Yin y otro de Chi Yang. En ese momento aparecerá la mística Lágrima de dragón en su frente, mediante la cual obtendrá una percepción extraordinariamente ampliada. Ganará automáticamente las ventajas de Visión Fantasmal, Visión Vital y Sentidos Agudizados, pudiendo ver más claramente todos los espíritus que se encuentren en las cercanías (se podrá precisar su fuerza aproximada con una tirada de Percepción + Ocultismo, dificultad 7). El vampiro podrá discernir la potencia de la Muralla local y cualquier nido de dragón cercano, percibiendo además los flujos y remolinos Chi, así como las líneas dragón. Es probable que detecte también Chi contaminado o cualquier peculiaridad en las Tierras Espejo locales (obra, por ejemplo, de los conjuros de un mago o de la presencia de un espíritu malévolo).
Con esta Visión Vital mejorada el vampiro podrá leer las auras de los vivos y los no-muertos, de modo similar al poder Percepción del Aura de Auspex. Podrá realizar también una tirada de Percepción + Ocultismo (dificultad 6) para determinar cuanto Chi se encuentra en un ser vivo.
Con la Visión Fantasmal mejorada del Kuei-jin podrá detectar el Pathos y la Pasión de los fantasmas, discerniendo sus conexiones con el mundo de los vivos. De nuevo, esta función requiere una tirada de Percepción + Ocultismo (dificultad 8).
La Visión Chi dura una escena.

III. PROTECCIÓN DRAGÓN
El vampiro amplía su tercer ojo y canaliza su Chi en una poderosa protección. Los que quieran acercarse a él deberán someterse a un penoso duelo psíquico. Este poder también funciona de modo similar para los vampiros dominados por el P´o o por el Hun.
Sistema: el personaje gasta un punto de Fuerza de Voluntad y hace una tirada del mismo Rasgo con la Muralla local como dificultad. A partir de entonces ningún ser (material o espiritual) que no se encuentre ya a menos de 3 metros de él podrá acercarse.
Es posible intentarlo, aunque para ello hay que librar una batalla extendida y enfrentada de Fuerza de Voluntad contra Fuerza de Voluntad (dificultad 6 para ambos). Si en cualquier momento se tiene 3 o más éxitos que el Kuei-jin, será posible romper la Protección Dragón y acercarse. Sin embargo, si el vampiro logra 3 o más éxitos conseguirá torcer el flujo Chi de la Protección alrededor del oponente, paralizándolo durante un turno.

IIII. PURIFICACIÓN
Este poder, un legado de días más nobles, fue empleado por los antiguos Wan Xian para purificar a sus súbditos mortales y sus dominios de la mancha demoníaca. Cuando un Catayano emplea este poder el tercer ojo inunda al objetivo con un brillo luminoso, permitiendo obrar sobre él su magia curativa.
Por supuesto, cuando el P´o es dominante el tercer ojo permite la inyección de energía demoníaca, con los efectos perjudiciales apropiados.
Sistema (Hun): el vampiro debe estar a un metro y medio del objetivo. Podrá sentir cualquier Trastorno con una tirada de Percepción + Empatía (dificultad 6) e intentar curarlos con Carisma + Medicina (la dificultad es la Fuerza de Voluntad del objetivo). Por cada éxito obtenido en la diagnosis el Kuei-jin logrará un dado adicional para la cura. También es posible tratar de calmar al P´o tirando Hun + Empatía (la dificultad es el P´o del objetivo). Un demonio sedado no puede forzar tiradas de naturaleza fuego, ola o sombra durante toda una escena, aunque en este periodo la víctima tampoco podrá emplear sus Artes o su Chi Demoníaco.
Es posible utilizar este poder sobre una zona, limpiándola de Chi contaminado. El vampiro deberá tocar el sitio corrupto y tirar Resistencia + Empatía (dificultad 8) en una tirada extendida; cada éxito hará que un punto de Chi contaminado fluya a través del cuerpo del vampiro y se disperse inofensivo por las líneas dragón locales. Si en cualquier momento el vampiro fracasa, una reacción de Chi corrupto invadirá su cuerpo, causando tres niveles de daño agravado. Además, se deberá realizar una tirada para evitar la naturaleza sombra.
Sistema (P´o): el vampiro debe morder a su presa. El tercer ojo actuará como canalizado para el Chi Demoníaco, que fluirá desde los colmillos hacia la victima. Gastando un punto de Chi Demoníaco y tirando P´o en una tirada enfrentada con la Fuerza de Voluntad del objetivo, el atacante podrá infectar a éste con un veneno psíquico. La victima sucumbirá a sus ansias más oscuras y servirá voluntariamente la Kuei-jin como esclavo. Este estado durará un día por cada éxito neto obtenido.

V. CONSUNCIÓN ESPIRITUAL
Con este temible poder el vampiro puede arrancar físicamente el alma del cuerpo de la víctima. Los vampiros dominados por le Hun emplean esta habilidad para obrar magias curativas o calmar un alma atormentada, mientras que los dominados por el P´o la emplean para devorar directamente le alma. El Kuei-jin debe estar a 3 metros de la víctima y sostener su mirada con el tercer ojo. El vampiro, y cualquiera que emplee Visión Chi, podrá ver cómo el alma fantasmal fluye desde el cuerpo de la víctima hacia el ojo del Kuei-jin.
Sistema (Hun): para eliminar le alma del cuerpo, el vampiro debe mirar a los ojos del objetivo. Si este se resiste habrá que tirar Hun (dificultad 6) en u tirada extendida y lograr 3 éxitos; el objetivo se resistirá con Fuerza de Voluntad. El éxito permitirá tirar del alma o espíritu mediante el tercer ojo. La víctima entrará en un estado catatónico y habrá que decirle que coma, que evite el peligro, etc.
El alma de la victima se unirá a la del Kuei-jin, que podrá proceder a su purificación. Por cada punto de Fuerza de Voluntad gastado el vampiro podrá restaurar un punto de Hun o Humanidad perdido por la víctima. Por cinco puntos de Fuerza de Voluntad es posible intentar situar al Kuei-jin de vuelta a su senda Dhármica. Esta proeza exige una tirada de Astucia + Enigmas (la dificultad es el P´o de la víctima); si se tiene éxito, la victima recupera el punto de Dharma perdido.
Sistema (P´o): el vampiro extrae el alma de la víctima y se la entrega a su P´o “para que se entretenga”. Para ello, el vampiro debe tirar P´o (la dificultad es la Fuerza de Voluntad del objetivo). El éxito arranca el alma del cuerpo, que entra en estado similar al anterior. No es posible emplear este poder contra un Kuei-jin de Dharma superior la propio.
Ø El vampiro puede limitarse a torturar al alma, lo que lleva toda una noche y marca a la víctima para siempre (regresara a su cuerpo con un trastorno permanente). Mientras atormenta a su presa, el vampiro podrá implantar cualquier orden deseada, llegando incluso a cambiar la Naturaleza.
Ø El Kuei-jin podrá devorar el alma y fundirla con la suya. Este acto cuesta inmediatamente un punto permanente de Dharma, salvo que se pertenezca al Aullido del Tigre-Diablo o se esté al servicio de un Rey Yama. Un vampiro que consume el alma de una criatura gana acceso a sus recuerdos y Conocimientos durante un día por cada punto de P´o. La víctima morirá inmediatamente.