Los Bastet

La Leyenda dice que los hijos de dragón fueron cargados con la responsabilidad de recordar todo lo ocurrido para que las generaciones futuras pudiesen usar esa sabiduría. A los hijos de Lobo se les encargo proteger a Gaia de todo mal. Gaia creyó que bastaría con estos dos, pero pronto empezó a oír quejas. Gaia prometió encontrarles un aliado inteligente que pudiese espiar los acontecimientos en tierras lejanas y reunir información sobre Sus enemigos. Encargó a los hijos de Gato ser Sus ojos en el mundo y espiar los secretos que Sus otros hijos necesitaban conocer. Lobo y Dragón no tardaron en comparecer con la misma queja. “Nos prometiste un aliado”, dijeron “Y os he dado uno”, contestó Gaia, llamando a Gato ante Ella. “Sé que tus hijos no han fallado en su tarea, así que ¿por qué no han compartido lo que saben con los hijos de Lobo y…

Continuar Leyendo…

Aulladores Blancos

Las Islas Británicas fueron una vez el hogar de una poderosa pero pequeña tribu Garou llamada los Aulladores Blancos. Conocidos por sus aterradoras costumbres, los Aulladores Blancos eran considerados extraños incluso para sus primos y vecinos, los Fianna. Prefiriendo vivir en páramos fantasmales y a lo largo de las solitarias costas del Mar del Norte, se dice que los Aulladores cortejaban a los espíritus de los animales muertos de una forma más truculenta que otros pueblos aborígenes. Sus parientes eran pictos primitivos, por lo que la tribu parecía una reliquia de la edad de piedra más que sus contemporáneos Garou.

Continuar Leyendo…

Libro de Nod – Capitulo: De los Seres Salvajes.

La cultura feérica dice que los Arcadios son “demasiado buenos para el Infierno, pero no lo suficiente para el Cielo”. Este puede ser el modo de Caín para expresar este estadio medio. Los Vástagos que se encuentran con algún ser feérico harían bien en escuchar las palabras de su Padre sobre esta materia. De todos los fragmentos de la Crónica de los SecretosDe los seres locos, Los seres salvajes, Os digo, en primer lugar: ¡No bebáis su sangre! Pero vigiladlos, Pues son seres hermosos En su estado salvaje, Son seres encantadores En su propio misterio, Son seres mortales En sus pericias de guerra. Tan sólo ellos de entre Las criaturas de la noche Me acompañaron en la tierra, Me dieron de beber Cuando estaba sediento Y aún podía respirar. Como a Mí, los expulsaron, Como mis Chiquillos, No tienen hogar, Como los Hijos de mis Hijos, Vagabundean, Como mi Padre…

Continuar Leyendo…