El Saber Caitiff – Primera Parte

La uniformidad de los individuos Es un error creer que tenemos una historia común tras nuestros problemas comunes. Para la mayoría de Vástagos, los Caitiff no son gente sino sucesos, igual que un accidente no tiene nombre, sólo solución. Caitiff se convierte en un verbo. Un verbo muy odiado. Lo más cerca que llegamos a estar de tener una identidad es cuando la armamos gorda. Como los huracanes, supongo. Aunque los Caitiff comparten una falta de distinción de Clan, caen en dos categorías básicas: los sin Clan y quienes no desarrollaron sus Clanes porque su Sangre vampírica es demasiado débil. Los sin Clan suelen ser producto de Abrazos impulsivos. Un vampiro se alimenta demasiado, se enamora o entra en Frenesí y le afloran dos sentimientos demasiado tarde. El primero es la culpa, lo que les hace dar un poco de su Sangre a su víctima. El segundo llega justo después,…

Continuar Leyendo…

Casas – Diablos

“Sígueme, y te daré lo que desea tu corazón. Adórame, y te convertiré en un dios”. Los Heraldos, la primera creación y la más perfecta de Dios, portaban el estandarte del Señor, llevando Su luz a todos los rincones de la Creación. Ellos, primeros entre todos los ángeles, eran los líderes y los príncipes de los Celestiales, radiantes ejemplos de todo lo que era glorioso y recto a los ojos de Dios. Ante todo, el deber de la Primera Casa consistía en transmitir la voluntad del cielo a las Casas de la Hueste, darles instrucciones acerca de su papel evolutivo en la creación del cosmos. Los Diablos cargaban orgullosos con esta enorme responsabilidad, apareciéndose a sus compañeros sólo cuando era absolutamente necesario, pero la libertad de alterar el rumbo del cosmos a discreción, se convirtió en una fuente de soberbia que contribuyó a la Caída. Cuando hubo culminado finalmente el…

Continuar Leyendo…

Casas – Verdugos

Los Ángeles de la Muerte, la última de las Casas Celestiales, recibieron la melancólica tarea de deshacer todos los prodigios que creaban sus compañeros, poniendo fin a las vidas y borrando grandes trabajos para que otros pudieran ocupar su lugar. Era un papel solemne en el seno de las muchas glorias del cosmos, pero los segadores estaban tan satisfechos con su trabajo como cualquier otro ángel… hasta que nació la humanidad. Al igual que los demás Celestiales, los Segadores amaban a los seres humanos y concentraban todos sus esfuerzos en hacer del Edén un lugar vibrante y dinámico, pero la humanidad en su ignorancia sentía miedo y pesar por la muerte de los animales y plantas. Su reacción esconcertaba y entristecía a los Segadores, que anhelaban apaciguar los temores del hombre pero acataban la prohibición de Dios. Cuando Lucifer enarboló la bandera de la rebelión, muchos Segadores se unieron a…

Continuar Leyendo…

Reglas de Maestria

El hombre es, en muchos sentidos, la cumbre de la Creación. Hechos a imagen de Dios (o, en cualquier caso, favorecidos por los dioces), los hijos de Adán y las hijas de Eva saborean el fruto del Árbol del Conocimiento y hablan las muchas lenguas de Babel. En muchos sentidos el mago es el virtuoso, el superhombre. Elevado sobre el común de sus hermanos dispone de poderes elementales y misteriosos conocimientos. El precio de ese Arte es quedar apartado de los simples mortales. Desde el momento del Despertar se le aplican nuevas reglas. Etiquetas: Mago la Cruzada

Continuar Leyendo…

Consecuencias de la Magia

No podemos actuar sin consecuencias. Una acción tan pequeña como encender una vela puede regresar de forma imprevista. Las urdimbres gigantescas tienen repercuciones gigantescas. Como el trueno de una tormenta lejana pueden tardar en alcanzarnos, ¡pero se hará oir! La mayor lección que debe aprender un mago es la que le enseña a medir sus magias para que sea capaz de soportar las consecuencias. Etiquetas: Mago la Cruzada

Continuar Leyendo…

Kyoko Shinsegawa, el Azote

Siendo al mismo tiempo aristócratas corruptos y justos pastores de los depredadores, los miembros de esta secta se acercan más y más al borde del abismo cada noche. Aunque aprieta los puños cada vez con más fuerza, los vampiros se escapan de ella como granos de arena. Etiquetas: Vampiro La Mascarada

Continuar Leyendo…