Los Saberes

Saberes comunes Aun cuando la mayoría de los saberes se consideren potestad de la Casa que los creó, existen dos sendas, dos herramientas, que todo ángel (o demonio) necesitaba para acometer su trabajo inmerso en los prodigios del Paraíso. El Saber del Firmamento fue el primero: englobaba los principios constructores básicos del universo físico. Era, en realidad, un conjunto de principios que proporcionaba las bases sobre las que sustentar el trabajo de todas las Casas. El segundo conjunto de saberes comunes evolucionaría entre los caídos durante la Edad de la Ira, como un medio para facilitar el contacto entre la humanidad y la hueste rebelde. Saber del Fundamento Saber de la Humanidad Casa de los Diablos (Namaru) La tarea de los Heraldos consistía en propagar la luz de los Cielos a todos los rincones de la Creación y orquestar los esfuerzos de toda la Hueste Celestial para dar forma al Gran…

Continuar Leyendo…

Novelas – Cazador La Venganza

Perdido en las Noches Eternas ¿Qué importancia tiene la no-vida de un solo vampiro en la guerra secreta que atruena durante las Noches Eternas? ¿Esa es la pregunta que se formula Michael Luther tras la muerte de su adorado chiquillo? De qué sirve librar una batalla ante la inevitabilidad de verse despojado de lo más querido? ?De que sirve acatar las Tradiciones cuando a los Vástagos que ostentan el poder no les importa si sobrevives o pereces? ¿Que recompensa supone la continuidad de tu propia existencia cuando ha muerto todo lo que te hacia humano? A medida que Michael investigue las circunstancias en las que falleció su chiquillo y se vea envuelto en la red de engaños y traiciones urdida a raíz de este acontecimiento, ira descubriendo las respuestas a estas preguntas, así como que la pasión que te empuja a vivir con más fuerza después de la muerte es…

Continuar Leyendo…

Cuadrillas

En el fondo, el vampiro es una criatura solitaria. Incapaces de ver la luz del día o de relacionarse con otros si no es para beber su sangre, los Cainitas suelen enclaustrarse, aventurándose en la noche sólo para buscar su alimento. Sin embargo, la soledad se cobra un precio sobre el Vástago aislacionista. Esto es particularmente cierto con los más jóvenes (neonatos y novatos), que forman grupos para protegerse de sus mayores. Estos grupos, conocidos como cuadrillas, han formado parte de la sociedad Cainita desde hace al menos dos siglos. Los antiguos desdeñan las cuadrillas, pues ellos residen en anticuados refugios lejos de las letales manos de los mortales. Equiparando los grupos a bandas de animales inferiores o, más despectivamente, a las brutales manadas del Sabbat, los antiguos no se dan cuenta de que los vampiros más jóvenes y débiles no tienen otra opción salvo la Muerte Definitiva. Un neonato…

Continuar Leyendo…

Caitiff

Seducidos y abandonados por sus sires, los Caitiff están por todas partes en los márgenes de la sociedad de la Camarilla. Sin clan y no deseados, los Caitiff son los resultados de los asuntos de una noche, enamoramientos, Abrazos en frenesí y errores absolutos. La mayoría conserva recuerdos vagos, en el mejor de los casos, de su sire y del Abrazo; algunos no se acuerdan de nada. Andando a tumbos en la neblina de una nueva existencia, finalmente todos descubrieron las claves para la supervivencia –habitualmente en la forma de otro Caitiff que cuida de ellos– o murieron intentándolo. La única marca distintiva de un Caitiff es la falta de marcas distintivas. Algunos Vástagos teóricos postulan que con el tiempo tiene lugar una especie de “impresión de carácter” entre el sire y su chiquillo, permitiendo al vampiro más joven adquirir las características físicas de su sire como le pide la…

Continuar Leyendo…